miércoles, febrero 22, 2006

Rodeado por un Aura de dignitas, mirando a todos desde el pedestal de su cargo y su posicion Varo paso bajo la cortina mientras Pirro la sostenia y tras saludar a un par de notables con una leve inclinacion de cabeza, tomo asiento en la mesa de cabecera. Con un afectado ademan se volvio hacia Arminio a su derecha, vestido con su uniforme y coraza de prefecto auxilia.

- Arminio, me sorprende ver que no llevais vuestra toga de caballero.
- Me disculpares, Quintilio Varo, pero ya que estamos en campaña considere mas apropiado vestirme de acuerdo a ello.
- Estais muy equivocado, en esta provincia reina la Pax Romana y los ciudadanos romanos deberian vestir de forma civilizada. Siempre que les resulte posible, al menos. Una persona como vos, ciudadano y miembro del Orden Equites deberia dar ejemplo a sus conciudadanos.
- Lo tendre en cuenta en el futuro, excelencia.
- Asi lo espero. Es vital que vuestros salvajes compatriotas se acostumbren a ver a los romanos como sus gobernantes, no como enemigos a combatir. Sin duda comprendereis la importancia de gestos como acudir a la cena con ropa civil para lograr este objetivo. Roma no es solo su ejercito, es una forma de ver el mundo.
- No podria estar mas de acuerdo con vos, Gobernador-

Hasta Varo se abria puesto en guardia si hubiera visto la sonrisa lobuna con la que Arminio dijo esto ultimo. Pero ya se habia vuelto hacia otro comensal.
Publicar un comentario