jueves, abril 27, 2006

El sello de Soliman ibd Daud

Picentio escucho el chillido escalofriante con el que Estinfalos avisaba a su amo de que regresaba de su vuelo de exploración. Oyo un suave, demasiado suave, aleteo cuando el pajarraco se poso en el hombro de Artemidoro y empezo a susurrarle al oido.
Artemidoro se detuvo y paso un momento escuchando lo que su servidor le susurraba. Cuando este termino, hizo girarse en redondo a su dromedario y se dirigio hacia él.
-"Optio Picentio, debemos dirigirnos hacia aquel promontorio de alli, y acampar hasta que llegue el amanecer".
-"Aun quedan varias horas antes del amanecer, dominus, deberiamos aprovecharlas"
Una ironica sonrisa ilumino el rostro de Artemidoro, cuajada de dientes perfectos que brillaron diamantinos a la luz de la luna.
-"Ya no las necesitaremos, hemos llegado y para lo que debe hacerse, necesitaremos luz."

Unas horas despues, con el campamento ya montado y Eos arrancando brillos rosados de las piedras pardas del desierto, una comitiva silenciosa de hombres y camiellos encabezada por Artemidoro empezo a ascender por una agreste colina cubierta de plantas espinosas y afiladas rocas negras. Pronto tuvieron que dejar los camellos atras y empezar a trepar agarrandose a las afiladas lajas de pizarra, lo que hizo que muchos se cortaran. Cada vez que esto ocurrio Artemidoro insistia en que se detuviera y las heridas se vendaran hasta que dejaran de sangrar y que se limpiase la sangre derramada. Asi que el ascenso se ralentizaba aun mas y el sol estaba ya alto cuando por fin alcanzaron la cima sudadando y jadeando.


En la cuspide de la colina habia un altorrelieve desgasto por el tiempo y la arena del desierto, semioculto por unas matas espinosas. Los legionarios se afanaron para apartar las resecas plantas y dejar a la luz la imagen, que resulto ser una estrella de seis puntas inscrita en un circulo. Artemidoro se quedo un buen rato contemplandola mientras los demas le observaban silenciosos y amedrentados. Como un suave trueeno, su voz resono en los oidos de los demas:
" Este es el que los arabes llaman el sello de Soliman ibn Daud. Esto es, Salomon, hijo de David, Rey de Israel, Rey de los judios".
Publicar un comentario