jueves, enero 04, 2007

Matando al mensajero

Tras el espantoso y bochornoso espectaculo de la ejecucion de Saddam Husserin ("Bienvenido a la nueva democracia arabe" decia con sorna un columnista araba en El Pais), el gobierno iraqui ha decido tomar medidas. Ha decido buscar a la persona que grabo con su movil la ejecucion y nos permitio conocer la verdad sobre lo que ocurrio en ella.
Se ve que estos chicos llevan poco en el cargo y aun no dominan lo de la manipulacion informativa muy bien, porque con sus acciones reconocen implicitamente que querian dar una version "editada" de lo ocurrido y que la filmacion (ya han cogido al responsable), refleja lo que realmente ocurrio alli, y de lo que querian era que no nos enteraramos o sea mantenernos (especialmente a los iraquies) en la inopia.
Lo que realmente asusta de todo esto es la falta de inteligencia y capacidad que muestran estos individuos y su amo Bush. Dejando aparte consideraciones eticas, desde un punto de vista brutalmente practico, Saddam era mucho mas util vivo que muerto. Los sucesivos juicios que le quedaban pendientes habrian sido una magnifica oportunidad propangandistica al permitir recordar todos los crimenes del canalla y lo criminal y maligno de su regimen. Recordemos que desde hace un año o asi la causa oficial para la intervencion en Iraq era acabar con dicho regimen (una vez que no se encontraron las armas de destruccion masiva y que hasta el individuo mas obtuso del rincon mas apartado de la America Profunda se ha dado cuenta de que no ha servido para detener el terrorismo). Y la verdad hoy por hoy es esta estupidez e improvisacion que dominan todo el asunto de Iraq lo que me parece ya mas preocupante, más que las razones espurias para comenzar la guerra y mantener la ocupacion, recordandome al proverbial chimpance con una pistola en las manos.
Publicar un comentario