sábado, noviembre 13, 2010

La Caida de Babilonia (III): Algo huele a podrido en Babilonia

 También había un gran Dragón, que era venerado por los babilonios. El rey dijo a Daniel: «¿Vas a decir que también este es de bronce? Míralo, él vive, come y bebe; no puedes negar que es un dios vivo: adóralo, entonces». Daniel le respondió: «Yo adoro al Señor, mi Dios, porque él es el Dios viviente. Si tú me lo permites, rey, yo mataré a este Dragón sin espada ni palo». 

Daniel 14, 23-25

 "Se ha convertido en guarida de demonios, en refugio de espíritus inmundos"


    El Libro de los Libros no muestra demasiado cariño por Babilonia, a pesar de ser la ciudad cuyo nombre mas veces aparece en el mismo, con la excepcion de Jerusalen. Oficialmente la principal razon de esta inquina es el Cautiverio de Babilonia. Los soldados del Gran Nabuconodosor destruyeron el Templo de Jerusalen y  se llevaron sus tesoros (incluyendo quizas el Arca de la Alianza) y se llevaron a todos los notables de Judea a Babilonia (estos judios, siempre tan quejicas. Les das un viaje a gastos pagados a la metropoli mas excitante del mundo conocido y luego escriben cientos de paginas lamentandose y poniente verde). Pero para mi que habia otra razon para que los escribas judios cargaran tanto las tintas contra los babilonios. Vereis tanto los judios como los babilonios eran pueblos semitas, asi que los dioses de Babilonia, especialmente Isthar, eran mas o menos los mismos que los de los judios cuando aun adoraban a otros dioses ademas de a El Eterno. De hecho no mucho antes de que el rey Nabuconodosor (Nabuco a partir de ahora. Si Verdi pudo hacerlo no veo por que yo no) organizara su celebre tour "De Jerusalen a Babilonia andando sin sandalias" el profeta Jeremias habia conseguido que la Ashera (que tiene muchos otros nombres, uno de ellos Isthar), la representacion de la diosa de la fertilidad de los hebreos, fuera retirada del Templo, quedandoselo Yavhe para el solo. Asi que al final lo que hay detras de tanta mala leche es un divorcio divino. Logico.

  Asi que cuando la Biblia habla de demonios y espiritus inmundos quizas solo hable de dioses y criaturas fantasticas. O quizas no. Babilonia es entre otras muchas cosas, el centro religioso y cultural de Mesopotamia, es decir, la Cuna de la Civilizacion. Asi, en mayusculas. Todo ocurrio aqui primero. Si buscas secretos arcanos, antiguos y prohibidos, este es el lugar a donde debes acudir. En oscuros cuartos en cabañas de adobe semiderruidas, entre las ruinas, los pobres y menguados descendencientes de Nabuco, venden su sabiduria a mantis griegos, hechiceros cartagineses, magos persas e incluso brujos hindues. Cuencos llenos de extrañas figuras que dejaron el torno del alfarero cuando Gigamesh era rey de Uruk. Tablillas cuneiformes con formulas grabadas por la mano del mismo Hammurabi, huevos de dragon, cuernos de unicornio... Y por supuesto, con suerte, uno de cada veinte es autentico.

   Algunos secretos y misterios no son tan inonfensivos, y algunos de los buscadores de tesoros y misterios o aquellos que venden objetos de poder no alcanzan realmente a comprender el poder de las fuerzas con las que estan tratando y entonces las cosas se tuercen. Cada vez mas a menudo la noche de Babilonia se ve perturbada por fulgores malsanos y aullidos escalofriantes. Cada vez mas gente tiene pesadillas. Cada vez mas gente desaparece, sobre todo en el lado oriental de la ciudad.  En ultima instancia esto es lo que esta despoblando la ciudad. Los sacerdotes ya no son tan sabios ni poderesos como en tiempos de Nabuco, y ya no son capaces de tener al Mal a raya.
Publicar un comentario