sábado, junio 04, 2011

Dioses de Gaia XI: Ares

     De entre todos los dioses del Olimpo, ninguno ha sufrido una campaña de descrédito tan brutal como el Señor de las Batallas: Ares, hijo de Zeus y Hera. La campaña de calumnias es milenaria, iniciada por un aedo ciego de la isla de Quios, Homero de nombre, pero que cuenta también con seguidores entusiastas en nuestros tiempos.


       Todos estos viles calumniadores se empeñan en denigrar al hijo de los reyes del Olimpo, acusándole de cobarde, cruel y malvado, cuando en realidad es el quien enseña a los guerreros el sendero de la virtud en la guerra , la arete, de la que Él es el máximo exponente. Mantener el equipo a punto, la espada presta, el orden en las filas, y entregarse al fin superior de la Ley. Eso es arete, independientemente de las tergiversaciones de arrogantes patanes sobre su significado. Sin Ares la guerra seria solo brutalidad sin sentido.


      ¿Y quien esta detrás de este complot, mis queridos amigos?. ¿No es obvio?. Dos son los lideres de esta vil trama: el primero, Apolo, el dios del sol. No contento con los dones que su padre le ha otorgado, el oráculo de Delfos, el Carro Solar y el gobierno de las Artes y las Ciencias, este bastardo arrogante quiere el trono de los dioses, cuando el Tronante haya muerto, complotando sin cesar e inspirando calumnias atroces en poetas y dramaturgos. En el tiempo libre que le dejan sus orgías con sus doce hermanastras, las Musas.
        La segunda conspiradora es la pérfida entra en las perfidas, Atenea, la autotitulada Señora de la Sabiduría, esta sofista, mujer desnaturalizada que lleva atavió varonil de escudo lanza y casco, que desdeña el tálamo nupcial, aspira al gobierno de los asuntos de la guerra, y proclama que Ares es un dios simple y brutal, solo digno de ser adorado por bárbaros y simples soldados, ya que solo ella puede traer la Victoria e inspirar el verdadero genio en la batalla.
     Demasiado tiempo ha soportado el verdadero heredero del Olimpo, hijo del himeneo divino de Zeus y Hera tanta iniquidad. Mas para desgracia de los que tanto lo han denigrado, no es el patán irreflexivo que ellos dibujan en sus mendaces escritos. En la lejana Italia, ha engendrado una estirpe de héroes, un pueblo digno de su protección, que le adora como el merece, le reconoce su autentica valía y sigue su ejemplo con marcial deidicación. Él mismo Ares engendro al caudillo que les dio nombre, y el momento de su triunfo se aproxima.

ACÓLITOS
     El texto introductorio refleja las visiones enfrentadas que había sobre el dios de la guerra en la época helenística. Una, cuyo máxima exponente es homero en la Iliada (pero que cuenta con seguidores incluso en nuestros tiempo, vease sino Xena y los videojuegos de God of War), que lo presenta como un matón y un bravucon, un fanfarron que falla por estupidez y cobardía en el momento de la verdad.
    La visión que Homero nos da de Ares es tan negativa que uno se pregunta como es que alguien se molestaba en adorarla. La respuesta es que esta visión homérica coexistía con otra muy distinta que presentaba a Ares como la quintaesencia de los valores de la arete, el camino del ciudadano-soldado de la época clásica. Los combatientes helenos rezaban a Ares para que les ayudara a seguir su ejemplo, aguantar la embestida de la falange enemiga, seguir el sendero de la virtud, estar siempre listo y dispuesto a defender la ciudad como uno más.
    Un acolito de Ares aspira a seguir este ejemplo. No ser el mas valiente, ni el mas glorioso, sino el que mejor cumple la vieja máxima: "Escudo contra Escudo por el bien de la ciudad".
  Un Acolito de Ares debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Ser un ciudadano heleno libre.
  • Tener en perfecto estado una panoplia de hoplita (casco, escudo, lanza y armadura). No se trata de que las armas sean buenas y caras, sino que tengan el mejor mantenimiento posible y que se lo de el mismo acolito, no un esclavo o un sirviente.
  • Haber combatido en falange por lo menos en una ocasión y haberlo hecho como una obligación ciudadana, no por una paga mercenaria.
  • Jamas ofender o perjudicar a las adoradoras de Afrodita. Aunque puede, y hasta se espera de el, seducirlas.
  • A cambio reciben los siguientes beneficios: +1 a la pericia de Muro de Escudos, +1 a Inspirar Valor.


SACERDOTES 

     Los sacerdotes de Ares a tiempo completo son raros, suelen ser soldados veteranos o ciudadanos que han peleado muchas veces por la Polis los que ofician los servicios en sus templos y altares, o mas comúnmente, los improvisan en el campo de la batalla antes de que esta comience. Aunque es algo raro, hay mujeres guerreras  que han dirigido estos servicios invocando el precedente de las míticas amazonas, que según muchas leyendas son hijas del dios.

ASPECTOS

El Guerrero, Amante de Afrodita, Ejemplo de Arete, Burlador de Gigantes.
Publicar un comentario