domingo, noviembre 03, 2013

3 - Juego mas odiado: Vampiro

Detesto Vampiro. Es un juego desarrollado por pedantes pretenciosos, que por alguna razón (probablemente demostrar que han tenido una educación universitaria), tienen que dejar claro que son mas cultos que nadie y arramblan con términos como Golconda, Gehena o Jihad , sin duda pensando que sus lectores-jugadores eran idiotas o incultos y no tenían ni idea del significado original de los mismos.

Detesto vampiro por que sus jugadores se paseaban por las mesas de juego en los 90 mirando por encima del hombro a todo el mundo porque ellos "jugaban de forma narrativa", mientras no paraban de hablar de como diablearizar para bajar de generación, de como conseguir sextos puntos de disciplinas y de como utilizar esta o aquella regla para golpear más y más rápido.

Pues lo siento, el juego narrativo se invento el día después que D&D, cuando un máster dijo "lo consigues" o "no lo consigues" sin comprobar punto por punto las reglas. Llamar a un sistema "narrativo" es un oximoron, una contradicción. No hay juegos o sistemas narrativos, hay partidas o campañas narrativas.

Odio Vampiro porque White Wolf alentó sin tregua ese sentimiento de superioridad autoinvestida de los jugadores de Mundo de Tinieblas, siendo ellos mismos los que traicionaron sus "principios" publicando módulos y expansiones que conducían al mazmorreo puro y duro, como los "Diableria en ..."  o las Guías de... que cada vez presentaban rasgos y poderes mas y mas apabullantes, sin la menor intención de mantener el equilibrio del juego. Y luego a la hora de la verdad, después de haber echado pestes de D&D, cuando la marea del mercado empezó a cambiar, y sus juegos dejaron de venderse, White Wolf no tuvo ningún rubor en producir material para el sistema D20.

Tengo compañeros de mesa que me siguen ponderando las virtudes de Vampiro, e indicando que las partidas que he jugado son "colmillos y mazmorras", pero siempre que le he dado una oportunidad al juego acabo viendo lo mismo: un sistema pésimo, jugadores obsesionados por acumular poder y masters tiránicos.
Publicar un comentario