miércoles, mayo 28, 2014

Historia de Roma para roleros: ¿Como funcionaba la Republica?(I): Introduccion. La clientela. El Senado.

Había pensado liquidar este tema en una sola entrada, pero creo que da para varias, en esta primera, ademas de la introducción, hablaremos del Senado.

Durante mas de 400 años Roma fue una República. De hecho, oficialmente lo siguió siendo hasta finales del siglo III d.C. Ahora bien, como funciona la República.

Es posible que en obras de ficción  y referencias históricas hayáis oído versiones contradictorias y confusas sobre el funcionamiento de la República: Si había o no elecciones, como se accedía al senado, cual era la diferencia entre patricios y plebeyos, etc...

La respuesta no es fácil pero lo que debéis tener en cuenta es que la República fue evolucionando desde un gobierno claramente oligárquico a otro que si bien no llego a ser completamente democrático, si tuvo bastantes instituciones que lo fueron. Llegados a este punto, la conversión de Roma en una potencia de ámbito mediterráneo provoco un proceso de acaparamiento del poder y riqueza en pocas manos y un empobrecimiento de lo que podríamos llamar "clase media", que fue polarizando la vida política entre populares y optimates y acabo con la República.

Para entender esta evolución hay que hablar de una institución italiana de origen muy antiguo y que sobrevivió a lo largo de toda la historia de Roma e incluso mas allá : La Clientela.

La clientela es una institución itálica muy antigua, anterior a la fundación de Roma y que básicamente consiste en una relación personal entre un patrón y un cliente. Evidentemente los patrones tienen tantos clientes como pueden permitirse y pueden a su vez ser clientes de otros patrones más poderosos. El patrón proporciona al cliente apoyo económico y político, y el cliente a su vez, debe apoyar al patrón en sus empresas políticas, votando por el, apoyando sus actos institucionales, incluso cogiendo un palo para partirse la crisma con un cliente de un patrón rival. Aunque los vínculos entre patrón y cliente no estaban contemplados como tales en el derecho romano, su importancia social y la seriedad con la que se tomaba el compromiso era enorme.

La clientela, como hemos dicho, existiría a lo largo de toda la República, y se iría volviendo cada vez más importante como forma de apoyo político y social. Aunque en determinados momentos, como la Secesión de la Plebe, seria otros referentes los que movieran al pueblo, en la inmensa mayoría de las situaciones la gente hacia lo que le decía su patrón. En las elecciones, en los tumultos callejeros, en los triunfos. En una partida ambientada en la República, debe quedar claro quienes son clientes (y puede que patrones), los jugadores.

Volvamos al día despues de la expulsión de los reyes. Los patricios que lo habían expulsado, se reunieron en la sede del senado, decidiendo como se gobernaría Roma a partir de ese momento. Decidieron que la mayoría de las funciones del rey las adoptarían dos funcionarios, que serian nombrados por el Senado y que tomarían el nombre de pretores. Por supuesto serian patricios, como casi todos los cargos del nuevo estado.

Como veis, ya desde el principio, por muy clasista y restringida que fuera la República, se tenia muy claro que se quería limitar la cantidad de poder en manos de una sola persona, poniendo limites en el tiempo y dividiendo funciones. También queda claro que los patricios consideraban que el poder político era una competencia exclusiva suya, comenzando así el enfrentamiento entre plebeyos y patricios que marcaría los primeros siglos de la República.

Poco a poco, a base de secesiones, motines de las legiones, iniciativas y demás, los plebeyos consiguieron aumentar sus derechos políticos. Primero con la creación de los tribunos de la plebe y las asambleas (comicios) que los nombraban, despues cuando consiguieron que uno de los cónsules nombrados cada año fuera plebeyo, y luego eliminar por completo las restricciones de clase para alcanzar los cargos públicos. Este largo proceso, lleno de altibajos, salpicado con las frecuentes guerras, que unas veces servían para detenerlo y otras para acelerarlo, son un fantástico telón de fondo para las partidas de rol. El proceso esta bien documentado históricamente, en la wikipedia sin ir mas lejos, y seria contraproducente y tedioso detallarlo aquí. En lugar de ello abordaremos las instituciones mas conocidas y su representaciones en los medios para que os hagáis una idea de como funcionaban de cara a ambientar partidas. Empezaremos por el senado.


El Senado Romano durante la República.

Generalmente en series y películas se nos presenta al senado como la principal institución de la república. Esto no era realmente así, durante gran parte de la república, el mayor poder era ostentado por las Asambleas Populares, que podían invalidar cualquier decisión del senado, y promulgar leyes sin contar con esté. Igualmente, los Tribunos de la Plebe, podían vetar cualquier decisión del Senado. Así que como veis, el senado esta lejos de ese poder omnímodo al que solo puede uno resistirse mediante la rebelión que se nos presenta tan a menudo en la ficción.

No es que careciese de poder. Tenia iniciativa legislativa, decidía sobre la guerra y la paz, recibía a los emisarios de las potencias extranjeras... Pero los cónsules, las asambleas y los tribunos de la plebe cortaban las alas sin contemplaciones a los nobles padres conscriptos.

El senado era tambien donde se deliberaba en primer lugar casi todos los asuntos, pero salvo rarisimas ocasiones de urgencia nacional la ratificación de las leyes correspondía a las asambleas populares. E incluso estas decisiones extremas, eran luego examinadas y juzgadas en las asambleas.

¿Como se llegaba a ser senador?. De nuevo las cosas cambiaron según el momento a lo largo de la república, pero el método mas habitual es que las vacantes en el cuerpo de 300 senadores fueran cubiertas a dedo por un magistrado, el censor. Los senadores debían tener 40 años, una renta mínima de un millón de sestercios, una moral impecable y dedicarse solo a lo que ahora llamaríamos negocios agropecuarios. El punto de la moral, como comprenderéis era polémico, y se prestaba a todo tipo de abusos. Catón el Viejo, tambien conocido como El Censor, aprovecho el tiempo que ocupo este cargo para expulsar a los senadores que no se ajustaban a su rígido concepto de la moral. El mas famoso fue el de un senador expulsado por darle un beso a su mujer delante de su hija.

En el día a día los senadores se distinguían del resto de los romanos por una franja purpura que llevaban (aquí, podéis encontrar material al respecto) y sus zapatos rojos. El senado se reunía en la llamada Curia Hostilia la mayor parte de las veces, aunque algunas sesiones se celebraban en templos, ya por festividades, ya por los temas que se trataban. Por ejemplo las sesiones sobre la guerra se realizaban en el templo de Bellona.

Aparte de los senadores a las sesiones del senado podían asistir los tribunos de la plebe, los cónsules y algunos sacerdotes oficiales como el Flamen Dialis. Las sesiones eran en general bastante aburridas, muy lejos de los parlamentos vibrantes que nos muestra la serie Roma o la película Espartaco. No es que no ocurrieran momentos así, pero claro si uno busca los mejores minutos de 500 años de sesiones, por su puesto que encuentra pepitas de oro. Las sesiones eran publicas, pero el acceso era regulado y había sesiones que se celebraban a puerta cerrada.

En términos de ambientación el senado debe servir sobre todo de telón de fondo. Ten en cuenta que si tus personajes quieren ser senadores  tendrán que tener mas de 40 años y ser "pilares de la comunidad". Vamos, de esos que no se largan en medio de una sesión para ver si es cierto que en la isla de Samos un general de Alejandro enterró un tesoro hace 100 años. Los senadores, salvo en una campaña muy enfocada a la política son carne de PNJ, pero pueden ser magníficos patrones, en todos los sentidos de la palabra.

Vale por hoy.

Sí me apunto a esto de cerrar con una muletilla.
Publicar un comentario