jueves, enero 15, 2015

Comparatica Arturica V: Reflexiones varias

El repaso que he hecho en estas entradas de los juegos arturicos no pretende ser exhaustivo ni mucho menos. La lista de juegos y ambientaciones arturicas es enorme y siempre esta creciendo. Sin ir mas lejos, entre los  Mundos Fate creados como parte del mecenazgo de Fate Core, se incluía una ambientación llamada Camelot Trigger, que lleva la leyenda arturica a un futuro de naves espaciales y mechas.

Sentíos pues libres de aportar cuando queráis al respecto. No obstante ahora que he terminado este repaso parcial en todos los sentidos de la palabra, hay sobre todo dos ideas a las que doy vueltas.

Una gran ausencia.

Hay una de las naciones, regiones o países que aparecen comúnmente en la Materia de Bretaña que se ha visto poco representada en los juegos que hemos estado analizando: Bretaña, la Bretaña continental, o como se la llama en la tradición arturica, la Pequeña Bretaña . En ninguno de los juegos de los que hemos hablado se trata de esta región en profundidad, para ninguno de ellos ha merecido un suplemento regional.

Personalmente opino que esto es una gran carencia, no solo por que Bretaña alberga lugares tan importantes de la mitología arturica como la Floresta de Bronceilande, sino que el territorio mismo aparece en los textos arturicos tan a menudo o más que Irlanda o Caledonia. Fueron precisamente las versiones de las leyendas arturicas que se conservaban en Bretaña las que sirvieron de base a Chretien de Troyes y De Boron cuando crearon sus poemas arturicos.
Bronceilande
Por ultimo la misma emigración de bretones insulares y la creación del reino (luego ducado) de Bretaña es una epopeya de la Materia de Bretaña. Conan Meriadoc creando un nuevo hogar para su gente y luchando contra los francos de Clodoveo, ayudando unas veces a sus hermanos de la Gran Isla, y siendo ayudado por ellos en otras ocasiones.

¿Puede ser por su situación continental?. Es posible que los autores de rol hayan querido dejar a la Pequeña Bretaña a un lado por miedo al que al detallar un entorno de campaña en el continente se abrieran entornos demasiado amplios e incontrolables, sin reparar en la insularidad cultural y política en la que estaba sumida la Bretaña Continental en los siglos V y VI, y que sus habitantes, en lengua, religión y cultura, eran mas cercanos a los súbditos de Arturo que irlandeses o caledonios.

Espero que algún día alguien corrija esta injusticia y así podamos ver la ficha del fundador de Bretaña: Conan Meriadoc, fundador de la Casa de Rohan. Y abuelo de Arturo según algunas versiones del mito.

¿Y por que no Aquí?.

Seguramente a algunos de vosotros os haya surgido tambien la pregunta si habéis ambientado partidas en otros tiempos y lugares: ¿por qué no puedo hacerlo en España?. Aquelarre nos demostró que podía hacerse, pero Ricard Ibañez eligió ambientar su juego en la Baja Edad Media.

La hispania postromana no tiene la misma atracción. Se pueden dar muchas razones. Vivimos un mundo donde la mayoría de los productos de fantasía (literatura, juegos, comics, ...) son de procedencia anglosajona y naturalmente eso nos ha influido y nos influye constantemente, de forma abierta o subconsciente.

Pero probablemente el principal problema es la falta de una literatura épica de ese periodo. La conversión al catolicismo de los visigodos hizo que todas las obras escritas en lengua gótica se perdieran, ya por destrucción deliberada, ya por simple abandono. Y con ellas desaparecieron las leyendas de ese pueblo.

Y es una pena, porque debía ser una épica rica y abundante: los míticos orígenes del pueblo godo, su migración hasta instalarse en Ucrania y la Dacia, su huida de los hunos, su periplo por el Imperio de Occidente en decadencia hasta instalarse, primero en Aquitania y luego en Hispania.

Y una vez caído el Imperio, la propia vida de los godos en la Piel de Toro: las continuas intrigas, las luchas con suevos y vascones, las guerras con los francos y los bizantinos. Hasta la batalla del Guadalete , el Camlan del Rey Rodrigo.

Sin embargo, salvo algún romance de época muy posterior, vidas de santos, y áridos documentos eclesiásticos, no conservamos nada de ningún relato popular sobre todo ello, lo que hace que la ficción (rol, novela, etc) sobre el tema parta sin un punto de apoyo en el folclore. Si hablas de Arturo y la tabla redonda todo el mundo sabe de que les hablas, si hablas de la rebelión de Hermenegildo contra su padre, tienes que explicar de que estas hablando.
Publicar un comentario