lunes, enero 26, 2015

De dragones y alfabetización

Hace unos meses en una reunión sabatina de la SGRI, surgió el viejo debate sobre la alfabetización universal en los mundos de Dungeons&Dragons, el Master zanjo, oportunamente, el debate con el conocido argumento de que a los jugadores les extrañara que solo los PJ bárbaros fueran analfabetos y no que hubiera lagartos gigantes inteligentes que volaran.

Pero, en retrospectiva, la realidad es que siendo los seres humanos como somos, realmente es mucho más dificil creer que una sociedad preindustrial alcance una alfabetización universal, a que haya dragones.

En los mundos de fantasía medieval aceptamos que las leyes naturales no son las mismas que en el nuestro: que un solo mundo puede convivir varias especies inteligentes, que mediante la pura voluntad se puede transformar la realidad, que las oraciones a las deidades sean respondidas de forma clara y directa, etc... Hasta que una criatura del tamaño de un autobús pueda volar y echar fuego por la boca.

Pero su supone que la gente, al menos los humanos, sigue siendo gente en estos mundos de fantasía. Por tanto resulta bastante dificil de creer que una sociedad esencialmente feudal sea capaz de alcanzar un nivel de alfabetización tan grande, sobre todo porque tampoco es que los diseñadores de juegos se esfuercen demasiado en explicar como se logra algo así: ¿donde estan las miles de escuelas primarias y maestros que harían falta para ello?.  Y no hablemos del material de lectura, la ingente cantidad de libros necesaria para educar a la población siquiera de la forma mas elemental para que sepan leer y escribir.  Tampoco se explica como se paga  y se costea un sistema educativo en un mundo medieval. ¿No hay malversación de caudales, gobernantes que prefieran que sus súbditos sean ignorantes, guerras que han de ser financiadas?.

Una posible  explicacion es que magos de nivel bajo en casi cualquier lugar, esta el pueblo más diminuto. Puede que el mago del pueblo sea tambien el maestro del pueblo, una explicacion adicional a que quiera salir de aventuras.

Conseguir explicar algo así es mucho más dificil que aceptar que un dragón exista y pueda volar. No es algo de lo que se pueda decir: "¡¡Lo hizo un mago!!".

Resumiendo, el que algo se haya aceptado durante mucho tiempo no tiene que hacerlo bueno, sobre todo si es una prueba de pereza o falta de recursos por parte de los diseñadores de juegos.
Publicar un comentario