lunes, noviembre 02, 2015

Forjador de Reyes: Sesion I

Este viernes empezamos la "Senda de aventuras" de Pathfinder: Forjadores de Reyes (creo que Forja de Reyes quedaria mejor, ya que no han querido usar la traduccion tradicional de Kingmaker, Hacedor de Reyes), y voy a intentar hacer una cronica de los acontecimientos desde el punto de vista de mi personaje, Dragomir Wiezowi, un clerigo de Gorum. Aunque lo de clerigo nos hace pensar en hombres serios y maduros con tendencias sexuales desviadas, en realidad Dragomir es un joven recien salido de la adolescencia que se ha criado desde la infancia entre mercenarios. Por lo tanto encontrareis que su lenguaje tiene un punto soez. El editor no comparte los puntos de vista de Dragomir.

...Asi que allí, me encontraba yo, en el culo del mundo, o Restov, como lo llamaban los lugareños. Tenia dinero, equipo y una mula baya llamada Basilia que habia comprado a uno de los intendentes de la Compañia de los Lobos aulladores. Vi un pasquin en una taberna donde el ayuntamiento de la ciudad buscaba "Gente con Ganas y Empuje" para "Una oportunidad unica de medrar en la vida", y decidi pasarme por alli.

La "oportunidad unica en la vida" era ayudar a cazar bandoleros y pacificar un rincon de las Tierras Robadas, la region al sur de Restov, un lugar infestado de bandidos y hadas.  Y no habia sueldo, todo eran recompensas por objetivos. Si cazabamos a seis bandoleros nos pagaban 400 monedas de Oro. Y nos daban autoridad o algo asi en la region. Un timo, vamos.

En el ayuntamiento conoci a mis compañeros en esta empresa:

Auricel: un semielfo paladin de Erastil con largos bucles rubidos peinados de forma que se vieran sus grandes orejas puntiagudas. Luego se preguntara por que le llaman sarasa.

Eikinsjaldi: un gnomo que llevaba una espada enorme hasta para un humano, dice que viene de las montañas, aunque la verdad es que no habla mucho.

Mathael: otro orejudo, este elfo autentico. Es mago y dice tener más de 100 años. Y solo sabe hacer conjuros de primer grado. Hatajo de vagos.

Isis: y van tres orejas en punta, esta es especialmente rara, ya que es hechicera y tiene la piel negra como el carbon. Supuestamente su padre era un hombre de piel oscura del lejano sur y su madre una elfa. O al reves, no me acuerdo. Eso si, esta muy buena.

Neera,Ysanne y tres nombres mas: al fin una humana, pero es poco consuelo ya que esta mas loca que un dungeon lleno de goblins. Es una picara, pero la tia dice que tiene cinco personalidades distintas, que si una picara, que si una barda, que si una camarera, que si yo que se. Segun la personalidad que asuma y que lllamarla con un nombre distinto. Como una puta cabra.

Yo tampoco debo estar en mis cabales porque decidi seguir adelante y unirme a estos individuos en esta empresa de forjarnos un futuro en las tierras salvajes. Nuestra comitiva de seis humanoides, tres mulas y un perro (el de Isis) se adentrarnos en las Tierras Robadas. Primera parada, el puesto comercial de Oleg.

Oleg es un mercader que ha reparado un fuerte medio abandonado y lo ha convertido en un puesto comercial. Los bandoleros le estan extorsionando y cobrando un tributo en pieles cada mes o asi. Cuando llegamos el y su esposa Svetlana nos recibieron con los brazos abiertos, y nos dijeron que los bandidos volverian en un par de dias. Asi que nos emboscamos esperandoles en el interior del puesto comercial.  Los bandoleros llegaron montados a caballo y entraron en el puesto como si fueran los putos amos, hasta que les dimos la sorpresa de sus vidas.

Este fue mi primer combate con mis nuevos compañeros, y fue mejor de lo que me esperaba. Neera apiolo a uno de ellos atravesandole el cuello con una daga y Auricel acabo con otros dos, a uno le corto la cabeza de un tajo. El jefe nos dio problemas arrojando un par de vasijas de fuego de alquimista, una de ellas alcanzo de lleno al pobre Eikin (lo de Eikinsjaldi es muy largo) y tuvo que revolcarse en el suelo para apagar las llamas. Mathael le encasqueto unos cuantos proyectiles magicos al jefe de los bandidos y Isis le dejo fuera de combate con más magia. Uno de los bandidos intento huir pero Mathael lo descabalgo de un flechazo. Durante todo el combate yo preste apoyo moral y espiritual en forma de oraciones de proteccion y curaciones. Al final no murio ninguno de los bandidos y pudimos interrogarlos. Por lo visto sirven a una tal Kesle, una tia que debe ser una virago de cuidado. Su madriguera es un lugar llamado Fuerte de Rio Espino y pagan tributo a un bandido aún mas grande que ellos, al que llaman Lord Venado.  Tambien rinden culto a un dios-venado, pero a mi me suena a timo.

Al dia siguiente los llevamos a un puesto comercial  y los colgaron a los cinco como esta mandado. De camino al puesto nos encontramos con tres hombres, enviados por el alcalde de Restov (en realidad por los Caballeros de la Espada) para proteger el puesto de Oleg. Tambien traian pasquines y proclamas varias, ofreciendo recompensas varias por acabar con las diversas plagas que afligen estas tierras: bandoleros, desertores, una tribu de kobolds, un jabali gigantesco... Vamos, que hay trabajo para rato.

Pudimos empezar el dia siguiente, habiamos examinado una zona de bosque cercana al puesto cuando nos encontramos un rabanal que estaba siendo explotado por cuatro kobolds sin pagar tasas, tributos ni impuesto alguno. Indignados ante tamaña violacion de los usos y costumbres, cargamos con saña contra ellos y los eliminamos en un abrir y cerrar de ojos. Yo le hundi la cabeza a uno con mi maza y por fin pude ver al gnomo en accion, ya que destripo a uno de los kobolds con su mandoble.  Al parecer su raza y la de estos no se llevan muy bien. Auricel se llevo a otros dos por delante con la ayuda de los magos aunque las hondas de los kobolds se ensañaron con su cara bonita.

Los kobolds habian tenido la amabilidad de llenar tres cestas de rabanos antes de que les dieramos su merecido, lo que nos venia de perlas, ya que Svetlana habia prometido 250 monedas de oro a quien le trajera una cesta de rabanos para hacerle una sopa a su marido.

Esto marcha, en menos de una semana hemos conseguido casa, caballo y bastante dinero. Vamos a ver si cazamos al jabali ese para hacerlo asado con los rabanos de guarnicion.
El futuro plato fuerte