martes, mayo 03, 2016

Un Misterio en Manhattan, Kansas (Deadlands VI)

El otoño pasa rápidamente en Kansas, mientras la serpiente del ferrocarril se arrastra por la pradera de Kansas, lenta pero inexorable.

Liam, aprovecha sus tareas de exploración para ir acercándose a los indios Pawnee, a los que el consideran "los irlandeses del Nuevo Mundo", gentes de la tierra oprimidos por unos conquistadores rapaces llegados desde el Este.

Peter sigue esmerándose en su trabajo para impresionar a su jefa e interés romántico, Eleanora Applewood, y consigue avanzar en ambos frentes, trabajo y amor.

Declan sigue enfrascado en sus deberes laborales y trabaja duramente para avanzar en la compañía Kansas Pacific.

Roysin por su parte logra acercarse al circulo interno de Mina Devlin y averigua cosas muy interesante sobre la carrera del ferrocarril transcontinental. Todas las compañías están recurriendo a la inversión extranjera y a los métodos paranormales para avanzar en esta carrera:


  • Cuando el escándalo del contrabando de algodón estuvo a punto de llevar a la quiebra a la Union Pacific, Thomas Durant emprendió un largo viaje por Europa, con el doble objetivo de mantenerse lejos del alcance de la justicia estadounidense y buscar nuevos inversores en el viejo continente.  Encontró especialmente receptivo a los bancos prusianos, y se entrevisto al menos una vez con el canciller Otto Von Bismarck. Mediante estas gestiones consigue capital e ingenieros ( mas bien científicos extraños) teutones para continuar con su ferrocarril.



  • La Central Pacific, dejando aparte vagos rumores sobre hechicería oriental de sus trabajadores chinos, consigue sus refuerzos sobrenaturales sobre todo a través de la misteriosa Familia Levi. Los Levi son una pareja peculiar, inspirada por cupido para unos y por el mismo Satanas para otros en su Riga natal. Él un estudiante de la cabala, ella una bruja gitana. En su búsqueda de fortuna y poder participaron en la Fiebre del Oro de California, donde amasaron una gran fortuna que ahora han invertido en el ferrocarril californiano.


Nathan Bedford Forrest

  • También gracias a su acercamiento a Devlin, Roysin consigue averiguar por fin algo sobre la enigmática compañía sureña Texas Pacific. Es publico y notorio que los imperios Francés y Mejicano tienen grandes intereses creados en este ferrocarril, pero es mucho menos conocido que su presidente es el antiguo general de caballería de la confederación Nathan Bedford Forrest, dirigente de una cabala mística conocida como los Caballeros del Circulo Invisible.  Hay rumores de que tiene a sus ordenes a los Cuatro Jinetes del Apocalipsis y los ha usado en alguna ocasión contra rancheros testarudos y pueblos poco colaboradores.



  • Por su puesto, la propia Mina Devlin y su Kansas Pacific tienen sus defensores mágicos, un circulo de hechiceras en su nomina, cuyo objetivo no es solo conseguir que la KP gane la carrera hacia el Pacifico, sino también lograr un cambio legislativo en Kansas que permita el sufragio femenino activo... y pasivo.



Volviendo al momento actual de la campaña, la Presidente convoca a su despacho a Declan para encargarle una nueva misión. La KP tiene el objetivo de alcanzar el destacamento de Fort Riley con el objetivo de invernar allí. Pero para poder lograrlo es vital el desenlace de los próximas elecciones a alcalde de la ciudad de Manhattan, que se encuentra en la ruta del camino de hierro.

La Pequeña Manzana, como a sus habitantes les gusta llamarla es la ultima población de importancia antes de Fort Riley, y su ayuntamiento tiene que aprobar el recorrido del ferrocarril a través de su territorio. Desafortunadamente celebra elecciones a alcalde en unas semanas, y no todos los candidatos están a favor de que así ocurra.

Nada mas llegar a la población, a los PJ les sobresalta el grito de socorro de una mujer, proveniente del segundo piso de un hotel cercano. Cuando acuden al lugar, descubren el cadáver decapitado de un hombre. Se trata del concejal Richard Travers, uno de los candidatos a la alcaldía. En las manos sostiene una copia del periódico local, en la que hay marcado un anuncio clasificado con el nombre Travers rodeado por un circulo rojo. El resto del anuncio es un galimatias incomprensible a primera vista.  A Peter el galimatias le parece un ensalmo hebreo. Y tambien percibir un leve olor a azufre en el ambiente.

Pronto se presenta en la escena el sheriff de la localidad, que tras interrogarles, les informa que es el
segundo de los candidatos a la alcaldía que aparece muerto en similares circunstancias, el otro, tambien concejal, falleció ayer mismo. El Sheriff sospecha que ha sido un perro rabioso o algo así, pero el enterrador del pueblo sostiene que ha tenido que ser al menos un oso, ya que las cabezas han sido arrancadas de cuajo los cuerpos, no cortadas.

Deciden hablar con los otros tres candidatos: El actual alcalde Ian Lowder , Shaun Naysmith el herrero y Jackson Coney, un tipo famoso por su labia.

Al herrero le encuentran ejerciendo su oficio. Es el que más se opone al ferrocarril ya que teme que las cosas cambien para mal, que se llene el pueblo de indeseables y se produzca una subida de los precios. Ademas, con la rezonificacion que producirá el paso del ferrocarril seguro que los oportunistas del  ayuntamiento aprovecharan para robar y engañar a los pobres. Fíjate sino en el pico de oro de Jackson Coney, seguro que esta a sueldo de la bruja sureña esa que manda en la Kansas Pacific.

El alcalde Ian Lowder se encuentra en su despacho y al principio se muestra sumamente amable. Es un hombre de mediana edad que lleva unas antiparras ahumadas y que responde a todas las preguntas que se le hacen. Por supuesto que lamenta la muerte de sus rivales de comicios, pero el no ha tenido nada que ver. Cuando los PJ abandonan el despacho, oyen como atranca la puerta tras ellos.

En el periódico local tampoco pueden arrojar mucha luz sobre el asunto. En efecto, ayer tambien se publico un anuncio similar a nombre del otro concejal. En ambos casos apareció un chico justo antes de la hora de cierre con dinero y un sobre con el texto del anuncio. Declan soborna al impresor para que si llega un tercer anuncio cambie el orden de las letras en las palabras, con idea de sabotear el posible conjuro, si tal es.

Siguiendo la pista hebraica, los PJ localizan y se entrevistan con el único judío de la localidad, Mr Steinberg, que no les resulta de ayuda, aunque Declan aprovecha para comprarle un reloj de plata con el que espera engatusar a la mujer del alcalde.

Por alguna razón los PJ han dejado para el final al pico de oro. Lo encuentran en uno de los saloons de la ciudad, departiendo con una pequeña congregación de votantes que le observan embelesados. Finalmente se levanta de la mesa para departir con Roysin y esta aprovecha para interrogarlo.

Liam decide quedarse vigilando el periódico por si aparece de nuevo el muchacho con un nuevo sobre. Así lo hace en efecto y Liam lo intercepte y le somete a un severo interrogatorio que acaba con el chaval en un saco. Vivo, malpensados.

Finalmente los PJ deciden pasar el resto de la noche junto al candidato Coney para protegerle. Pagan una generosa cantidad al propietario del saloon para que no apague las luces en toda la noche, y estar así preparados para lo que venga. Y hacen bien, porque poco despues de medianoche empiezan a notar un aroma azufre y por las puertas del saloon no entra un pistolero sino una fiera de 10 pies de altura, todo garras y escamas, que se lanza contra los PJ y su protegido.

La criatura carga primero contra Declan, y solo por un milagro [mas bien un par de bennies] consigue salvar la vida. Su protegido no se queda a ver que pasa sino que sale pitando escaleras arriba. Ante la adversidad, los valerosos hijos de Erin no se arredran. Liam y Declan aguantan el tipo disparando una bala tras otra mientras Roysin y Peter usan sus poderes paranormales para mejorar sus posibilidades.

Pero aunque la fiera parece aturdida, aun no ha caído y Peter debe unirse a la balasera, mientras Roisyn sube las escaleras en pos del aterrado candidato.

Cuando la criatura grita de rabia y dolor y se convierte en humo y cenizas los O'Flaherty están a punto de gritar de victoria, y entonces un individuo vestido con una túnica negra, cuyo rostros es igualito, igualito al de Declan entra por la puerta de atrás del Saloon y carga contra ellos con un hacha enorme gritando: ¡¡Malditos comepatatas os voy a enviar a vuestro infierno católico!!.

Afortunadamente la famosa suerte del irlandés hace acto de presencia y el mango del hacha se parte antes de que pueda dañar a nadie y a su portador le acribillan a balazos antes de que pueda buscarse otra arma. Al morir su rostro recupera su aspecto original: el del herrero Naysmith.

El misterio de Manhattan se ha resuelto. El aturdido muchachuelo vuelvo con sus familiares y la población se considera en deuda con los O' Flaherty y  la KP podrán tender sus vías a través del pueblo. El Caballo de Hierro prosigue su andadura por Kansas y alcanza Fort Riley con tiempo suficiente para prepararse para pasar allí el invierno.

De este modo, cuando llegan las navidades los O'Flaherty pueden celebrarlas en Fort Riley en una acogedora fiesta de familia y amigos. Es este un lugar que nadie calificaría como interesante en 1865, pero donde un héroe de la Guerra Civil, el General (ahora Coronel) Custer esta reuniendo y adiestrando a su nuevo regimiento: el Séptimo. De caballería.
Publicar un comentario en la entrada