miércoles, octubre 18, 2017

Campaña Apiru: Buscando un punto de partida

Decíamos ayer...

Pues eso, voy a empezar nueva campaña, con una ambientación muy particular: Palestina en la transición entre las edades de Bronce y Hierro. Seguramente esto no os diga nada, pero si me permitís unas lineas creo que podre hacerlo más interesante

Todo empezó muy lejos de ese tiempo y lugar, cuando jugué mi primera senda de aventuras de Pathfinder, Shatered Star. Mi PJ era Hafet, un mediano nacido en el lejano Katapesh. Buscando trasfondo, leí sobre los medianos de Katapesh.  Me llamo la atención que la mayoría de ellos procedían de la tierra de Ossirion, donde habían sido esclavos. Como Ossirion es el trasunto de Egipto en Golarion, mi mente se lleno de imágenes de un Moises golariano de metro diez, diciéndole a Faraón, "deja marchar a mi pueblo".

Evidentemente esto no podía llevarse mucho mas allá. Golarion no es un mundo apropiado para que un grupo de medianos desharrapados empiecen a adorar a una deidad "Legal Despiadada" que les de un cheque en blanco moral para aniquilar a las poblaciones vecinas, aunque sean tribus de gnolls.  Un grupo de medianos dando vueltas a las murallas de Katapesh con su reliquia más sagrada a hombros hasta lograr que estás se derrumben por intervención divina, para luego pasar a cuchillo a todo hombre, mujer y niño que more en ella. No lo veo la verdad.

Pero ya tenia la idea. Independientemente de lo que opine cada cual, pocos libros han influido tanto en nuestra cultura como la Biblia, y las referencias presentes en ella nos influyen a todos, incluso sin saberlo. 

Entonces llego la pieza que me faltaba: La Biblia Desenterrada de Finkelstein y Silberman. Estos dos señores son un par de arqueólogos israelíes que han investigado en las ultimas décadas muchos de los supuestos lugares bíblicos. A Finkelstein en particular es fácil verlo en documentales relacionados con la arqueología bíblica, casi siempre para desmontar las teorías mas a favor de la interpretación bíblica de los restos arqueológicos.

El libro analiza la mayoría de las épocas que aparecen en los libros del Antiguo Testamento, desde el Génesis al retorno del Destierro de Babilonia. Indica que pruebas arqueológicas supuestamente hay de cada acontecimiento y si son o no tales. Y presenta una teoría sobre como pudieron ser realmente los acontecimientos y como y cuando se redacto la versión que leemos en el Libro de los Libros.

De estos periodos me llamo la atención especialmente el de los Jueces. Según Finkelstein y Silberman es entonces cuando aparece el pueblo que se convertirá en los israelís. En medio de la crisis entre estas dos épocas, en la que la vida urbana estuvo a punto de desaparecer, en la que cayeron, entre otras, la cultura de los aqueos micenicos y los hititas, un grupo de nómadas empezó a asentarse en las tierras altas de Palestina. Sin embargo estos nómadas no provenían del desierto ni mucho menos del lejano Egipto. Se trataba de elementos de la propia sociedad cananea, a los que algunas veces se denominaba como "errantes". Apiru o Abiru en la lengua local.

Estas gentes eran un elemento marginal de la sociedad cananea, pastores trashumantes que se desplazaban en busca de pastos, viviendo parte del año en las colinas, las cuales normalmente se dejaban incultas y cubiertas de bosques. Solamente cuando las condiciones se endurecían y el acceso al grano y otros productos agrícolas cultivados en tierras mas fértiles era imposible, los pastores trashumantes se veían obligados a asentarse en las tierras altas y ejercer tambien la agricultura para subsistir.

Este proceso se había repetido al menos otras dos ocasiones en las tierras altas de Palestina. Los pastores trashumantes viven en una especie de simbiosis con los agricultores de la llanura, pero algun acontecimiento político o climático hace que esa forma de vida no pueda continuar y se produce un asentamiento en las tierras altas, menos fértiles. La crisis pasa y los errantes retoman su forma de vida, abandonando los asentamientos.

Pero en la tercera ocasión el ciclo se rompió, los territorios que habían quedado al margen se
convirtieron en los que dominaron políticamente Palestina, mientras la institución de la ciudad estado entraba en crisis y era reemplazada por nuevas unidades políticas: reinos e imperios.

Creo que ya basta de introducción historica. Ya tengo mi punto de partida: Una epoca de crisis, un pueblo que debe afrontar un cambio radical en su forma de vida. Un territorio conocido y desconocido a la vez.  Un buen trasfondo para un sandbox.
Publicar un comentario