domingo, noviembre 12, 2017

Campaña Apiru: Primeras sesiones I

Me he demorado un poco en hacer la siguiente entrada porque estábamos en pleno inicio de la campaña y no quería desvelar más de lo que sabían los PJ. Pero creo que ya estamos en un punto en el que puedo hablar con libertad. Creo que tengo para varias entradas, así que al tajo....

Empecemos por conocer a nuestros héroes, cuatro habitantes de Canaan en tiempos del bronce final.

Ismael: es un pastor con mucha labia, convencido de recibir mensajes del propio Elohim, y que no duda en transmitir a todos los que se cruzan en su camino quiéranlo o no. Sus predichas lo han puesto en el punto de mira de los poderosos de la ciudad de Jasor mas de una vez. Finalmente, ante el anuncio de que va a ser prendido por los soldados del rey, decide escapar a las colinas.

Bathseba: es ante todo una salmista, una poetisa inspirada por la divinidad, en su caso Asherah, de la que tambien es sacerdotisa. Sus noble padre no esta contento con las elecciones que ha hecho y ha decidido meterla en cintura mediante un matrimonio concertado. Harta de su familia, Bathseba ha decidido escapar a las colinas.

Sara: el padre de Sara la educo igual que a sus hermanos, sin hacer distinciones. Así que a muchos les choca que esta hermosa joven sepa de cosas como albañilería o disparar con arco. Su vida en una pequeña comunidad rural se anunciaba tranquila y sin contratiempos, hasta que un comandante egipcio decidió arrasar su poblado por ser: "una conocida guarida de ladrones y salteadores". Una excusa para saquear el poblado y vender a sus habitantes como esclavos. Al ver la belleza de Sara, el comandante la tomo para si.  Pero un día Sara lo asesino en el lecho y huyo a las colinas, junto al único ser de la casa del comandante que apreciaba: su gato Ra.

Uzi: literalmente "mi poder" es el nombre que se dio a si mismo el joven Jeremías cuando decidió dejar la vida de pastor en las Colinas y dedicarse a la vida de bandolero. En su carrera siempre ha seguido la prudente política de jamas atacar a sus compatriotas apiru de las colinas. Aunque sea por que no tienen mucho que robar. No, sus presas favoritas son los blandos cananeos del valle de Jezrael. Y ejerciendo su oficio fue como se encontró con los demás PJ.

EXODO

En la ciudad cananea de  Jasor se esta celebrando el sapatu, el gran festival de la luna nueva. Todos los ricos y poderosos de la ciudad se reúnen en el patio del Gran Templo, bajo el dosel de arboles frutales descendientes de los que cubrieron el Edén. El grueso del ejercito ha marchado hacia el oeste al mando del general Sisara, y los guardias que quedan vigilan las murallas del templo para protección de los privilegiados.

 Por los motivos expuestos mas arriba, nuestros héroes han decidido abandonar las tierras del rey Yabin de Jasor justo en esta noche. La luna llena iluminara su camino, Ismael, Bathseba y Sara se encuentran en un claro a unos cinco kilómetros de la ciudad. Allí reúnen sus rebaños y marchan hacia el sur, hacia las Colinas.

Nada más empezar su camino, Uzi, un joven salteador de caminos les sale al paso para arrebatarles su ganado, su riqueza. Sin embargo, la fuerza de la Palabra de Ismael es tal que lo hace caer aturdido y ablanda su corazón. No solo no arrebata sus bienes a los viajeros, sino intuyendo que Elohim y Asherah no verían con buenos ojos a los que viajan para ponerse bajo su protección, decide guiarlos hacia las colinas.

La Divina Pareja sonríe sin duda el viaje de los PJ, ya que salvo uno incursión de un grupo de hienas,
El monte Tabor
los PJ no encuentran ninguna dificultad. La noche antes de llegar a su destino, la pasan en una caverna cercana al monte Tabor. Allí Bathseba recibe un mensaje de Asherah en forma de sueño. Ve una gran losa de piedra negra y escucha una voz que le indica: "Tomaras a tu primer fruto y me lo ofrecerás en holocausto en el lugar que te mostrare...".

Al día siguiente los PJ se percatan que una de las cabras esta a punto de dar la luz. Este debe ser el fruto al que alude la divinidad en el sueño. Los PJ discuten sin continuar el camino o esperar a que nazca la criatura, Ismael, el propietario de la cabra, protesta porque le vaya a ser arrebatada. Bathseba dice que pueden continuar el camino, que con su ciencia ella puede conseguir que no se pierdan ni la cría ni la madre, aunque continúen su camino.  Finalmente optan por arriesgarse y el parto se termina sin problemas.

...Al poco encontraron un altar levantado con rocas rojizas, y en lo alto una gran losa de pizarra negra. Encendieron un fuego votivo sobre el altar,  a cuyos pies crecían la salvia y el tomillo. Arrojaron ramas de las hierbas aromáticas al fuego, ya que su olor agrada a Asherah, y sacrificaron al cabritilla, arrojando su cuerpo al fuego para que se consumiera, como les había sido ordenado.

Entonces un mal espíritu, un siervo de Azazel, uno de aquellos que la gente de las Tierras Altas llama Kelebra, apareció como una brizna de humo y trato de enroscarse en el cuerpo y la voluntad de los viajeros. Se mofo de ellos, diciéndoles cuan estúpidos eran, malgastando una carne tan buena y tan tierna, tratando de excitar su gula al hacer que los aromas de la carne de lechal a la brasa y las hierbas aromáticas hicieran rugir a sus vientres y salivar a sus bocas. Más los viajeros rechazaron la tentación y enviaron al Kelebra de vuelta con su amo...

Tras el sacrificio los PJ continúan su viaje. Ya están en las tierras altas, un país accidentado, cubierto de encinas, pinos y acebuches.  Si bien la tierra puede ser inhóspita, no parece ser el caso de sus habitantes; mediada la jornada se encuentran con un anciano pastor y su rebaño. El pastor se presenta como Shamgar, hijo de Anath y comparte con ellos su comida. Tras un rato de conversación los PJ lo reconocen como un famoso guerrero del que se dice que aniquilo a 600 soldados del rey de Gabaon con una aguijada de bueyes. Shamgar se ríe mucho de la historia y dice que en realidad eran poco más que una docena y que lo hizo fue lanzar el carro de los bueyes ladera abajo contra ellos. Eso si, uso una aguijada para excitar a los bueyes y que se precipitaran monte abajo.

Shamgar indica a los PJ que la mejor manera de empezar una nueva vida en las tierras altas es hablar con la Deborah, la suma sacerdotisa de Asherah. Su palmera esta a menos de una jornada al sur y les indica como llegar.

Una hora antes del anochecer los PJ llegan en efecto a un frondoso palmeral, presido por un
magnifico pozo con brocal de ladrillos y una grúa para extraer agua, y sobre todo por una magnifica palmera de mas de cuarenta codos de altura. A los pies de la palmera, una mujer de mediana edad ataviada con vestiduras sacerdotales se sienta bajo una estera.

A los pies de la mujer, hombres y mujeres se sientan tambien sobre esteras y llevas sus casos ante la mujer, que no es otra que la Debora, o contemplan como imparte justicia.

Finalmente llega el turno de los PJ, que se presentan y piden ayuda a la jueza para asentarse en las Colinas de los Apiru. Tras hacerles algunas preguntas la jueza les ofrece tres opciones. Asentarse en una comunidad ya existente, asentarse en el oeste con unos nuevos emigrantes, o reocupar una aldea que ha sido abandonada en el este, no lejos del rió Jordán.

Las tierras del Oeste son mas ricas, pero tambien están más cerca de la costa y las ciudades estado de los reyes. Tras valorar las tres opciones, los PJ deciden que les llama el misterio que rodea al asentamiento abondonada de Tel Hafir.

Publicar un comentario