viernes, enero 05, 2018

Campaña apiru: Nefilim y el libro de Enoc

Hace unas semanas, tuve una conversación curiosa sobre esta campaña. Estábamos compartiendo mesa un servidor, uno de los jugadores de la campaña y uno de los lectores del blog, cuando surgió una conservación sobre la campaña apiru. El lector mostró su interés e indico que estaba siguiendo las entradas, pero el jugador indico que la partida no le estaba enganchando. El caso es que su opinión era compartida por la mayoría de los jugadores, así que hemos dado la campaña por finiquitada, por que lo importante sobre todo es divertirse y si la gente no se esta divirtiendo y el máster no es capaz de cambiarlo, lo mejor es dar carpetazo y empezar con otra cosa.


Los nefilim son uno de esos temas recurrentes del mundillo del misterio y de lo paranormal. Lo oscuro y breve de su mención en los textos de la biblia canónica  es un buen ejemplo de "menos e más", precisamente lo oscuro y breve de las menciones y la disparidad de criterios a la hora de traducir el vocablo original hebreo dispara la imaginación: ¿gigantes, ¿ángeles?, ¿deidades menores?. O ya  puestos, extraterrestres o atlantes.

Y es que los tiempos anteriores al Diluvio son despachados en la biblia con gran rapidez. Las dos terceras partes del génesis están dedicados a patriarcas nómadas como Abraham y Jacob. Y si de lo que resta, quitas la parte de la Creación y del Pecado Original, queda muy poco para describir aquella sociedad antediluviana que cometió pecados tan nefandos como para ser aniquilada por un aguacero de cuanta días y cuarenta noches. El texto canónico nos deja con la duda de como debían ser aquellas gentes, aquella Primera Humanidad de enorme longevidad. Una pena que el Altísimo no inspire spinoffs. ¿O si?.

Pese a lo que pueda aparentar, la biblia, no es una. No me refiero solo a las múltiples traducciones que se han hecho a lo largo de los siglos de los textos originales, sino a que cada confesión hebrea o cristiana tiene su canon bíblico, su lista  de los libros que son canónicos y los que son apocrifos. Así por ejemplo varios libros que son canónicos para los católicos no son para los protestantes,  como el libro de los Macabeos o el de Esther.

Total, que la Iglesia Etíope tiene en su canon un Libro que describe con más detalle esa perdida era antediluviano: El libro de Enoc. Primero, no lo confundáis con el vampirico Libro de Nod, aunque este tambien hable de los tiempos antediluvianos. El protagonista aquí no es Cain, sino el eponimo Enoc, abuelo de Noe.

Es fácil encontrar traducciones en castellano del libro en la red, aquí tenéis una. Una advertencia, sigue siendo un texto religioso, no una novela de fantasía, así que podéis encontrarlo árido. La parte que nos interesa empieza en el capitulo 6 donde se nos describe la rebelión de una parte de los ángeles liderados por un tal Shemihaza.

y los Vigilantes, hijos del cielo las vieron y las desearon, y se dijeron unos a otros: "Vayamos y escojamos mujeres de entre las hijas de los hombres y engendremos hijos".

Como veis si Lucifer se rebelo por Soberbia, Shemihaza y los suyos, a los que Enoc llama los Vigilantes, se rebelaron por Lujuria. El libro de Enoc viene a ser una especie de spinoff de lo que el genesis despacha en un solo versiculo: (Gn 6:1-4)

Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre.

Enoc nos da mucho más detalles sobre estos Hijos de Dios y Varones de Renombre y se sus andanzas:

Estos son los nombres de sus jefes: Shemihaza, quien era el principal y en orden con relación a él, Ar'taqof, Rama'el, Kokab'el, -'el, Ra'ma'el, Dani'el, Zeq'el, Baraq'el, 'Asa'el, Harmoni, Matra'el, 'Anan'el, Sato'el, Shamsi'el, Sahari'el, Tumi'el, Turi'el, Yomi'el, y Yehadi'el. [...]
[...] Y 'Asa'el enseñó a los hombres a fabricar espadas de hierro y corazas de cobre y les mostró cómo se extrae y se trabaja el oro hasta dejarlo listo y en lo que respecta a la plata a repujarla para brazaletes y otros adornos. A las mujeres les enseñó sobre el antimonio, el maquillaje de los ojos, las piedras preciosas y las tinturas [...]

[...] Shemihaza enseñó encantamientos y a cortar raíces ; Hermoni a romper hechizos , brujería, magia y habilidades afines; Baraq'el los signos de los rayos; Kokab'el los presagios de las estrellas; Zeq'el los de los relámpagos; -'el enseñó los significados; Ar'taqof enseñó las señales de la tierra; Shamsi'el los presagios del sol; y Sahari'el los de la luna, y todos comenzaron a revelar secretos a sus esposas. 

Todo un panteón de ángeles caídos transformados en deidades, de los que se dice que "descendieron" en el monte Hermod, sin dar mas detalles sobre el transporte empleado, para jubilo de ufologos y similares.

Tras esto Enoc nos habla de la devastación a la que someten a la Tierra los Vigilantes y su progenie de gigantes, persiguiendo y asesinando a los hombres. Finalmente el Creador se cabrea y decide enviar una catástrofe contra la Tierra para librarla de la plaga de los nefilim, regodeándose varias veces en comunicarles que no alcanzaran ni salvación ni perdón. Que este es el Jehova del Antiguo Testamento, y juega muy duro.

Los nefilim han servido de inspiración para todo tipo de obras fantasticas, hay hasta un juego de rol con este titulo. No es de extrañar que el cineasta Darren Aronofski  se inspirara en el libro de Enoc para crear Noe, esa película que a ojos de muchos roleros quiere ser campaña de Darksun.

Mi interpretación iba a ser que los nefilim eran una raza psiquica, que había creado un imperio antediluviano en la que los humanos eran esclavos. También eran de talla superior a los humanos, sin ser gigantes, unos dos metros de media. En algún momento Dios o los Dioses, decidieron aniquilar a esta raza creada al margen de sus designios por unos siervos rebeldes, sin embargo, algunos híbridos de nefilim y humano sobrevivieron, para bien y para mál.

¿Que interpretación habrías escogido vosotros?.
Publicar un comentario